domingo, 19 de junio de 2011

La Mesa de Guanipa: Una llanura cerca del Cielo.

Foto: Vista aérea de la Mesa de Guanipa.
Está ubicada en el estado Anzoátegui, es considerada como "los llanos orientales" (ya que forma parte de los llanos venezolanos, debido a su relieve) que, a su vez, es conocida por ser un área "Bajo Llano" debido a que, estas tierras extendidas a lo largo de la ribera izquierda inferior del río Orinoco, se caracterízan por ser inundables por las crecidas anuales del río; es una de las Zonas Especiales ya a que ésta es el centro en el cual se lleva a cabo importantes servicios para la industria petrolera; que a su vez,  logra consolidar su incipiente industrialización y llegar a ser uno de los principales abastecedores de alimentos de la región sur oriental del país. Sus límites están definidos desde Pariaguán, hasta el Norte de la población de Cantaura, y de allí, hasta las nacientes del río Oritupano. Continúa hasta el extremo más oriental del municipio San José de Guanipa. 

La mesa de Guanipa representa dentro del territorio venezolano un gran aporte agrícola ya que se pueden extraer grandes cantidades de vegetales y frutas surtidas. Esta zona se considera una riqueza venezolana debido a su inmensa capacidad natural, sus suelos, su posición geográfica, su mar, sus vías de comunicación terrestre, aérea y fluvial; además, la inmensa disposición y suficiencia económica y financiera para el desarrollo de condiciones y aptitudes culturales que hemos practicado por cientos de años en contraposición a las disposiciones del estado.
No sólo dicha zona es rica por su vegetación, también lo es en la indutrialización ya que debido a la buena fertilidad de esta área, es mucho más eficaz el cultivo y la extracción de alimentos, haciéndolo así mucho más eficiente a la hora de la industrialización y comercialización de alimenticios. 

En la mesa de Guanipa se pueden encontrar variedad de frutas, entre las más comunes estan: La piña, parchita, limón, guayaba, patilla, melón, mango, merey, entre otras frutos; existe un alto rendimiento por efecto de temperaturas diurnas y nocturnas, precipitación, altura sobre el nivel del mar, y otras tantas propiedades que interactúan en la calidad y tamaño de la fruta, además de tantas ventajas como son las vías de comunicación y cercanía a los mercados de consumo, así como la distancia a puertos y aeropuertos de embarque que facilitan la exportación.

A pesar de que los llanos se caracterizan por tener una temperatura media anual de 27ºC (con los valores máximos y mínimos anuales de 33ºC y 22ºC, respectivamente); Los llanos orientales tienen un clima intertropical lluvioso de sabana con una estación de lluvias y de sequía muy marcada. Los llanos orientales cuenta con una hidrografía conformada por los ríos: Morichal Largo, Uracóa, San Juan y Guanipa alimentan directamente el delta del Orinoco.

No sólo los llanos orienales son diversos con respecto a la flora, tambien lo son con la fauna; entre los animales más característicos de esta región (que particularmente se pueden observar mejor en el verano, ya que en esa época del año se concentran en los puntos con agua) se pueden mencionar: el Chigüire, el oso hormiguero, la rana platanera, el venado, la baba, el báquiro, el caribe, el pavón, el rey zamuro, la garza real, el caricare, la chenchena y el gabán, entre otros. Estos animales y muchos paisajes pueden ser apreciados de una mejor manera desde lugares conocidos como "hatos"; entre los hatos más famosos, encontramos: Piñero, Corozopando, Hato el Cedral, Posada Doña Bárbara. 

Gracias a sus inmensos paisajes boscosos que la mesa de Guanipa nos brinda, existe un gran potencial turístico en esta zona. Muchos observadores de aves y de más de animales de todo el mundo vienen a estos llanos para observar su fauna. Los Farallones son el emblema turístico de la Mesa de Guanipa y llama mucho la atención de los turistas por su color rojizo y sus distintas formaciones erosionadas. Muchos se acercan a la carretera de San Tomé para observar el paisaje repleto de erosión geológica que al pasar del tiempo se ha tornado de un color rojizo lo cual llena de aventura y misterio al lugar. En la zona de influencia de los Farallones de Chimire se localiza el emblemático Cerro Negro de los Kariña y allí, tanto la vegetación como la fauna es abundante en número y en especies.  En Cerro Negro, la vegetación se diversifica e incluso es "tupida" en sectores que no precisamente constituyen "paisaje de galería" que, como se sabe, se forma en las riberas de ríos, lagunas y caños, etc.

Muy cerca de los Farallones queda el campamento "Vacatunare", que se encarga primordialmente de atender a sus invitados, además de sostener un negocio de campamentos vacacionales para jóvenes de 7 a 15 años de edad.El campamento ofrece múltiples deportes; así como actividades propias de la región guiadas por un grupo de personas muy bien entrenadas y con basta experiencia en el manejo de grupos infantiles además de ofrecerle a los visitantes alojamiento y buen servicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada